Crónica 6ª semana

Se termina otra semana intensa y enriquecedora. Comenzábamos el lunes, tras recargar pilas el fin de semana, con la reunión comunitaria. En la primera parte de la reunión nos presentaron un par de experiencias de la semana. Por un lado, la ruta del fundador, peregrinación que todos esperamos con ganas por la significatividad de poder andar por lugares nucleares de la vida de la Salle, y que ya rondan en nuestra cabeza tras las sesiones de formación; Por otro, una pequeña introducción de Basida, una comunidad cristiana cuya misión es la acogida y atención a los olvidados de este mundo, comenzando por los enfermos del SIDA, pero hoy ya también otras realidades de marginación: presos, inmigrantes, drogadictos, etc.

En la segunda parte de la reunión revisamos el proyecto comunitario, pues el CEL cumple su primer mes. Fuimos tratando punto por punto el proyecto con un resultado satisfactorio para todos. Parece que se van cumpliendo los objetivos previstos. Marcamos también algunas áreas de mejora de cara al tramo siguiente del CEL.

El módulo de esta semana fue de espiritualidad lasaliana, impartido por Lidia Rey; un módulo rico en contenido, trasmitido con una pedagogía clara y repleto de actividades para cada momento, del que todos hemos aprendido estrategias con las que poder enriquecer las obras y las personas con las que compartimos la misión. El módulo terminó en la capilla de la comunidad con una oración en la que Lidia, a través del texto evangélico del Buen Pastor, nos ayudó a poner cara a aquellas personas con las que, como educadores lasalianos, estamos llamados a actuar como el Buen Pastor.

La semana quedó cortada por la fiesta del Pilar, que nosotros aprovechamos para acercarnos a Aranjuez, a conocer la Comunidad Basida. Nos resultó impactante el proceso de la comunidad porque ha sido un constante dejarse llevar de compromiso en compromiso, sin saber exactamente a dónde les iba a llevar, sin ninguna garantía de que fuera a salir bien, sin ninguna seguridad… ¡sólo la Providencia! ¿No suena un poco a Lasalle? ¡Desde luego! Todo un testimonio y una apelación a nuestra fe. Tuvimos también la oportunidad de compartir el rato de la comida con los residentes. Aprovechamos la tarde para acercarnos a los jardines del Palacio de Aranjuez, y disfrutar del paseo comunitario. Estos ratos juntos ayudan a enriquecer la relación y el conocimiento mutuo.

Así que, de vez en cuando, promovemos alguna otra salida por Madrid, un teatro, un cine, un museo… todo es bueno para disfrutar juntos de espacios de ocio. Hablando de disfrute, ¿qué mejor que celebrar la vida? El miércoles, 11 de octubre, cumplía años el Hno. Mikel García.

Así que, desde la oración —en la que la Hna. Lupita le cantó ‘Las mañanitas’— y más tarde una comida festiva, le homenajeamos y dimos gracias por su vida. La Comunidad Valenciana estuvo de fiesta el lunes 9 de octubre, y Guillermo lo quiso celebrar con productos típicos. ¡Cómo no, fartóns y horchata! Coincide con la fiesta lasaliana de los Santos Mártires de Turón y del santo Hno. Jaime Hilario. El martes tuvimos también una eucaristía intercomunitaria, contando con la participación de la comunidad de animación, la de acogida y la nuestra del CEL. Y como se dice “de la misa a la mesa”, al terminar tuvimos un ágape fraterno, donde compartimos la cena y la compañía de nuestros hermanos.

Y os dejamos a las puertas de la ruta del fundador, que contaremos en próximas crónicas. Disculpad si tardan un poco en salir. Serán dos semanas por Francia. El domingo día 15 a las 19,30 tendremos una eucaristía de envío a esta peregrinación. Au revoir!