Crónica 3ª Semana

Semana intensa, rica en trabajo, relaciones y celebraciones. A nuestro favor tenemos que decir que ya en la comida del lunes cargamos las pilas con una sabrosa morcilla de Burgos y una reconstituyente manzanilla de Sanlúcar de Barrameda.

La tarde del lunes José María Pérez-Soba, teólogo laico muy vinculado a los maristas, nos ayudó a profundizar en el tema “Del Jesús histórico al Cristo de la fe”. A lo largo de diversos momentos de la semana nos interpeló vivamente y motivó en la búsqueda de respuestas a preguntas fundamentales sobre Jesús desde la clave bíblica.

El Hno. José Ángel, por su parte, dio continuidad al tema de la semana anterior (claves para leer hoy la Palabra de Dios) profundizando ahora en el “Dios de Jesús”. Su metodología fue partir de la lectura en grupos de muchos textos evangélicos para después compartir dudas y convicciones.

Somos conscientes de lo mucho que todavía ignoramos, pero nos encontramos motivados para seguir leyendo y profundizando en estos dos temas nucleares para un creyente.

El miércoles por la tarde, después de la última sesión, tuvimos la posibilidad de participar en actividades diversas: un grupo se unió a la comunidad de San Egidio en la oración y en el reparto de comida a personas de la calle y otro grupo fue a ver una película interesante. Normalmente tendremos ese tiempo para participar en otras actividades culturales, solidarias…

En el ámbito celebrativo queremos destacar la primera Eucaristía que hemos tenido como comunidad el jueves al mediodía. Fue el marco perfecto para que José Ángel, como Director, nos entregara el Proyecto Comunitario para estos meses. Proyecto que firmamos y que da testimonio de nuestros compromisos para seguir avanzando juntos.

Por la tarde tuvimos la suerte de tener una velada musical organizada por la comisión de vida comunitaria, donde nos pudimos deleitar con las voces de Chito, quien ha compuesto la canción del lema de este año “Rompecabezas” y su mujer Silvia. Entre canción y canción íbamos compartiendo nuestra experiencia. Con nosotros participó también David, sacerdote diocesano y hermano de nuestro compañero Emilio Sánchez, quien nos contó su experiencia durante siete años en Perú y nos obsequió con el café que producen ellos mismos allí.

Llegó el viernes y terminamos la mañana con la evaluación de la semana para luego comer y disfrutar del fin de semana, tanto los que se fueron a casa a ver a sus familias como los que se quedaron en Madrid.